Suelo de resina epóxica

El suelo de resina epóxica es un pavimento continuo tremendamente versátil. Al tratarse de un revestimiento que no necesita juntas de dilatación, puede colocarse sobre el pavimento existente, sin necesidad de obras y escombros.

Suelo de resina epóxica: una gran ventaja

Este tipo de suelos continuos de resinas presentan grandes ventajas, especialmente respecto a la resistencia a la corrosión. Pueden exponerse a la abrasión y al tránsito sin sufrir daños. Esta característica los hace ideales para aparcamientos, laboratorios, almacenes, etc.

Otra de sus ventajas es que pueden exponerse a agentes químicos sin que sus prestaciones se vean afectadas durante mucho tiempo. Esto permite limpiarlos y desinfectarlos sin dañarlos. Además, los suelos de resina pueden aplicarse sobre pavimento ya existente, lo cual supone una reducción de gastos y tiempo muy notable. Su acabado es continuo y liso y su espesor es escaso, por lo que no afecta a la carga estructural. Esta continuidad hace que los espacios se perciban más grandes visualmente, maximizando aquellos de dimensiones reducidas.

Si está pensando en instalar suelos de resina epoxi en Madrid, no dude en ponerse en contacto con nosotros. Al tratarse de un suelo que no requiere obra y no genera escombros, en poco tiempo verá su vivienda o negocio renovados. La resina tarda tan solo unas 8 horas en secarse, por lo que a las 24 horas de su aplicación ya podrá transitar ese suelo. La ventaja que esto supone frente a otros tipos de pavimento es notable.

Contar con la experiencia de un equipo como el de Arideckcolor es sinónimo de calidad, profesionalidad y éxito en cada proyecto. El suelo de resina epóxica necesita una imprimación correcta, pues es determinante para el resultado final. Recurrir a un equipo profesional experimentado como el nuestro es garantía de acierto, de durabilidad y resistencia, es la mejor decisión que se puede tomar.

suelo de resina epóxica